lunes, 30 de noviembre de 2015

La piel madura y sus cuidados. Parte I


Es fácil encontrar textos y explicaciones de cuidados de la piel cuando se es joven, sin embargo llega una edad (la que solemos llamar madura) en la que parece que ya no hay nada que hacer. Me niego a dejar de cuidarnos cuando se llega a la madurez, al contrario, es cuando más cuidados tenemos que tener.
En muchos textos, entre los que me incluyo, se hacen particiones por décadas. No obstante, no me parece muy correcto, ya que por ejemplo no es lo mismo tener 40 años que cuando se tienen 49, y con estas particiones se suelen meter a todos en el mismo saco.
Prefiero hablar de piel madura. Hay mujeres que con 50 años tienen una piel fantástica y otras con mucho menos edad mucho más estropeada.
La menopausia es uno de los pasos más importantes en el cambio de la piel de las mujeres, y no a todas les llega a los 50, algunas mujeres mucho antes y otras algo más tarde.
O si se está tomando la terapia hormonal sustitutoria o no.
Este, quizás, es el cambio más importante que hace la piel y en consecuencia, deberíamos cuidarla de modo diferente.
Pero incluso más adelante a los 60 o los 70, todavía hay cambios y la piel necesita cuidarse otra vez de diferente manera.
Los órganos del cuerpo son para toda la vida y la piel también, aunque por fortuna, la piel tiene una importante capacidad de regeneración y reparación. Con el paso de los años esta capacidad de reparación se va reduciendo y uno de los consejos cuando se ha llegado a la madurez es la de estimular la regeneración cutánea.
El paso del tiempo se nota en todo el organismo, y la piel es el órgano más expuesto al exterior, por lo que es uno de los que va a notar más estos cambios, y el que nos va a marcar más la edad que tenemos.
Este post lo he escrito pensando en la piel sobre todo de la cara, es lo que más mostramos, aunque por supuesto, es extrapolable a todo el cuerpo.

¿Que factores influyen más en los cambios de la piel?


Además del simple hecho del paso del tiempo, otros factores pueden acelerar el envejecimiento:
- Los cambios hormonales
- La exposición a factores externos como el solfrío aire
- Dolencias, enfermedades crónicas y la medicación que conlleva
- Cansancio, falta de sueño
- Estrés
- Toxinas, como el tabaco y el alcohol
- Sedentarismo 
- Dietas desequilibradas

Cambios que se producen en la piel en la madurez


- Aumenta la sensibilidad
- Disminuye la irrigación sanguínea, capilares, conlleva una falta de oxigenación y aporte de nutrientes
- Disminuye la renovación celular
- La piel se afina o adelgaza, pierde capas y grasa
- Aumenta la sequedad cutánea y disminución de la secreción de las glándulas sebáceas
- Pérdida de volumen de colágeno
- Disminuye la cohesión de las fibras de elastina y la piel pierde firmeza
- Aparecen mucho más fácilmente manchas solares
- Aparecen arrugas en la piel
No todas las personas cuando llegan a la madurez tienen estos problemas, pero sí es la tendencia del envejecimiento de la piel.
Dependiendo del tipo de piel, con la edad se padecerá más a uno u otro problema, así unapiel grasa de joven, va a estar más bonita y con menos arrugas en la madurez, ya que la mayoría de las glándulas sebáceas han disminuido la producción de grasa, sin embargo acusará más el problema de flacidez.
Las pieles secas van a sufrir mucho más el problema de arrugas y sensibilidad, y no tanto la flacidez.
Es por ello que para mejorar la calidad de la piel, es muy importante luchar contra estos factores.
No nos olvidemos de la piel del cuello y el escote. La piel de esta zona es más sensible, por lo que aunque podemos usar los mismos cosméticos que en la cara, cuando estamos usando algo más potentes como los ácidos y otros exfoliantes, hay que tener precaución y seguir los consejos de la piel sensible.

¿Que tratamientos antienvejecimiento podemos seguir?

Me parece tan importante cuidar la piel interiormente como exteriormente.
El mejor tratamiento es el del mantenimiento continuo. No esperar a tener el problema, no esperar a que aparezcan las arrugas por ejemplo, es preferible prevenirlas.
Sobre todo para evitar la acción de los radicales libres y conservar la integridad de las fibras de elastina y colágeno que van a dar soporte a la piel.
Los tratamientos con antioxidantes captadores de radicales libres, y otros suplementos para evitar carencias nutricionales, son fundamentales.

TRATAMIENTOS EN CASA

COSMÉTICOS

A medida que nos hacemos mayores, la piel pierde su capacidad de regeneración, de formación de colágeno y la tersura de las fibras que aguantan la matriz se hace más laxa.
Por lo que los cosméticos más adecuados van a a ser los que estimulen la renovación y formación de nuevas células.
Que a su vez estimule la formación de colágeno.
Y que disminuya la flacidez de la piel.
Teniendo en cuenta que la piel es más sensible, los cosméticos no deberían ser demasiado irritantes.
Las rutinas de tratamiento, siempre han de contar con varios pasos:
La limpieza en profundidad por la noche:
1. Mascarillas una o dos veces a la semana
2. Exfoliaciones una o dos veces a la semana
3. Crema de noche, y/o sérum
4. Limpieza por la mañana
5. Sérum o ampollas con la piel limpia
6. Crema de día
7. Filtro solar
8. La crema del contorno de ojos se debería aplicar mañana y noche
9. Cuando nos lo aplicamos no debemos olvidar de usarlas en el cuello y el escote también, pensando que esta piel es mucho más fina, tiene muchos menos glándulas sebáceas


En pieles maduras y grasas

Con la edad la piel tiene a tendencia a secarse. De hecho, la cantidad de grasa es dependiente directamente de las hormonas que segregamos y con la edad las glándulas segregan muchas menos hormonas.
Es posible, aunque sea piel madura, que aparezcan igualmente algún granito.
Sin embargo estas pieles son mucho más resistentes, ya que son de por si más gruesas.
Aunque sean pieles maduras, el problema del poro dilatado suele persistir y hay mayor problema de flacidez.
También son pieles más apagadas.
Para este tipo de piel aconsejo usar el retinol por la noche.
El retinol es el exfoliante por excelencia, las más resistentes podrían usar ácido retinoico, aunque se corre el riesgo de irritar la piel, la exfoliación es mucho más importante.
Cuando usamos ácido retinoico, es preferible hacerlo paulatinamente y si se irrita mucho, detener y volver a empezar.
El retinol aumenta el turnover celular, recambio de células muertas por nuevas, y con ello se estimula a su vez la formación de colágeno, al activar la circulación sanguínea. En resumen, la piel se reactiva.
Durante el día, mi consejo es utilizar una crema con factor de crecimiento o polipéptidos, que contenga a ser posible filtro solar. Sino se puede usar posteriormente, es imprescindible si hemos optado por el ácido retinoico.
La crema no debe ser demasiado grasa, pero sí con textura crema, ya que se va a necesitar el aporte de lípidos.

En pieles secas y sensibles

La piel es más fina y al marcar más las arruguitas finas, igualmente iría bien poder exfoliar para eliminar esas capas de piel y que se vea más tersa.
Sin embargo, si usamos un ácido demásiado concentrado, vamos a irritar demasiado la piel.
Por lo que mi consejo es usar un exfoliante más potente en forma de mascarilla o sérum una vez a la semana y los demás días usar productos con más cantidad de nutrientes que dejarán la piel más elástica y agradable.
O usar un sérum suave con exfoliantes enzimáticos por la noche cada dos o tres días.
Como ácidos el málico y el láctico a baja concentración.
De hecho una piel nutrida e hidratada siempre se verá más bonita.
Los proteoglicanos y el factor de crecimiento son uno de los componentes perfectos para tratar este tipo de piel.
Para pieles muy sensibles y muy secas también los componentes como la manteca de karité, la caléndula o la rosa mosqueta.
Los tratamientos caseros se pueden usar, pero cuando llegamos a una edad me parece más adecuado comprar los productos que tienen ya probado su uso y así evitaremos irritaciones innecesarias, ya que al final nos pueden salir más caras.

GIMNASIA FACIAL


Cuando estamos relajadas, la piel también lo está y se nota, sobre todo cuando podemos dormir las 8 horas del famoso sueño reparador.
El ejercicio, el yoga y otras modalidades nos ayudan a liberar la mente y evitar las situaciones de estrés y cansancio mental, es por ello que siempre se aconseja. Además, estimula la circulación sanguínea y con ello el retorno venoso, la piel se verá también más irrigada.
De aquí también me gustaría hablar sobre la gimnasia facial, a la que hay cada vez más aficionadas, nos indican que la musculatura facial se refuerza y con ello se consigue luchar contra la flacidez de la piel, los músculos faciales son muy pequeños, y si bien algunos si los podremos ejercitar, otros es mejor no hacerlo para evitar las arrugas de expresión.
Por lo que si nos decidimos por estos tratamientos, aconsejo aprender en un centro con profesionales o usar Youtube siguiendo vídeos demostrativos.






Que tengas un buen comienzo de Semana!!




Si no quieres perder ninguna publicación de mi blog, has te seguidor/a en la ventana de Seguidores, situada en el lateral del blog.

Si te apetece dejar algún comentario, encontraras el enlace ( Comentario ) de bajo de cada entrada del blog.





1 comentario:

  1. Muy interesante la información que nos facilitas.
    Besos.
    Chary :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y dejar tu comentario.