lunes, 23 de marzo de 2015

Operación Bikini.


Fuente: Pinterest
Pasadas las Navidades y los Carnavales toca pensar en las siguientes vacaciones, y como éstas ya estarán más cerquita del buen tiempo, comienzan a aparecer los remordimientos por los excesos calóricos cometidos.

Pero ¡que no cunda el pánico! Tenemos aun tiempo y tiempo para poder lucir sanas y estupendas en nuestro peso adecuado y, lo más importante, encontrarnos bien con nosotras mismas. Con unos sencillos pasos que incluyan unos cuidados cosméticos adecuados, realización de ejercicio adaptado y dieta equilibrada, tendremos la Operación Bikini más que garantizada.

Uno de los aspectos más visibles del exceso de peso en mujeres es la celulitis, un problema estético y sobre todo circulatorio. Aplicarse a diario un anticelulítico con un masaje circular ascendente de tobillo a cadera ayudará a la circulación de retorno y a drenar el exceso de líquido acumulado. Apenas dos o tres minutos hasta que se absorba bien después de la ducha mañanera y lista. Así notaremos las piernas más ligeras y podremos salir a pasear o a hacer un poco de footing, el siguiente paso para la operación bikini. Esta actividad ayuda mucho a tonificar las piernas y a estimular la circulación de retorno (o sea, a eliminar líquidos). Porque la celulitis realmente es un problema de acúmulo de grasa y líquido en los tejidos grasos de abdomen, caderas y muslos, principalmente.

Nos olvidaremos del ascensor y subiremos las escaleras siempre que podamos. También la bici es un ejercicio genial, ya que tonifica la musculatura y estimula la circulación, además de quemar muchas calorías! Y si lo que nos gusta es pasarlo bien mientras sudamos en el gimnasio, nada como unas clases de Zumba o de danza oriental para conseguir excelentes resultados.

Fuente: Pinterest

como tercer pilar de la Operación Bikini tenemos la dieta. Esto quizá es una de las cosas que más difícil nos parece poder cumplir, pero en realidad tan sólo se trata de aplicar un poco de sentido común a lo que comemos y no dejarnos arrastrar por lo excesos. No pasa nada si un día nos damos un capricho, pero debemos tener presente que después habrá que compensarlo de alguna manera y portarnos muy bien!

Reducir la ingesta de azúcares, hacer cenas ligeras, beber dos o tres infusiones diarias (té verde, té rojo, cola de caballo, rooibos), comer fresas, piña, espárragos trigueros y reducir a cero el picoteo, conlleva que perdamos los kilos de más en el tiempo adecuado. Carnes y pescados a la plancha, acompañados de vegetales son una excelente opción para el almuerzo, así como las cremas de verduras o las ensaladas con pavo. Hay un montón de recetas sanas y deliciosas que nos servirán de ayuda en nuestra Operación Bikini.


Y un último consejo, terminar siempre la ducha con agua fría: desde los pies y subiendo hasta el cuello, insistiendo mucho en las zonas más conflictivas, como muslos y abdomen. La verdad es que al principio cuesta un poco, pero cuando te acostumbras es genial, la piel está mucho más tersa y la circulación se estimula, dejando una sensación muy agradable de tonicidad. Si a ello añadimos un aceite anti-retención de agua, como el Huile Anti-Eau de Clarins, el efecto es como si salieses de un spa...

Fuente: Pinterest

Así que ¡mucho ánimo con la Operación Bikini! En 
unos meses estará más que conseguido! 



Fuente de la información: Char Hadas. Dra Mami

Si te apetece dejar algún comentario, encontraras el enlace ( Comentario ) de bajo de cada entrada del blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu visita y dejar tu comentario.