lunes, 29 de noviembre de 2010

Relato de un viaje a Gambia


Mujeres moliendo el Mijo.
                           
Todo comienza un sábado por la tarde en el aeropuerto de Barcelona.
Salimos en un vuelo sin escala vía Gambia (África) llegamos a Banjul (Gambia) de madrugada eramos un grupo de 14 personas, entre ellas 4 adolescentes el Presidente de la O.N.G. Amigos de Diabugu Batapa Santa Coloma Xavier Altozano y Segui, un Gambiano que hace años vive en Cataluña y esta dentro de esta O.N. G.
Segui, nos advertía que seguramente en el aeropuerto podrían haber problemas con las maletas al pasar la aduana, el ya tiene experiencia en esto por las mucha veces que ha viajado a su país, y sabe que en Gambia las cosas funcionan de forma muy diferente de como nosotros estamos acostumbrados " nos aconsejó que nos lo tomáramos todo con mucha calma"

Banjul capital de Gambia.
Efectivamente así sucedió, en la aduana los funcionarios querían abrirnos las maletas sin ninguna razón!! Segui se puso muy furioso y comenzó a gritar delante de la policía aduanera "Confieso que me sentí un poco asustada, no savia asta donde podría llegar esa situación" Al parecer esa reacción fue correcta, era la actitud que había que tomar para que no te avasallen ! Segui lo savia¡ y dio resultado, nos dejaron pasar y no abrieron ninguna maleta.

 Niñas haciendo el trabajo diario de ayudar a sus familias.
Comienzas a darte cuenta que este viaje sera muy distinto.

Puestos de comida en la carretera, que nos lleva a Diabugu. aquí hicimos una parada para comer en uno de los puestos Imaginaros que diferente de los restaurantes a los que en nuestro país estamos acostumbrados. 
En el aeropuerto nos recibe un hermano de Segui (Buba) fuera, nos esta esperando una furgoneta que había contratado el. 
Era vieja y no muy grande, cuando subimos todo el grupo al vehículo, no había sitio para las maletas, al final conseguimos que entrara todo el equipaje aun que algunas maletas estaban encima de nuestras cabezas. 
Ya algo nos decía que todo iba a ser así! 
A mi y a todo el grupo nos dio por reír y comprendimos que teníamos que olvidarnos de nuestras costumbres Europeas y adaptarnos lo mejor que pudiéramos a lo que fuera viniendo.


Teníamos reserva en un Hotel no muy lejos del aeropuerto. 
En la época colonial Inglesa habría sido un bonito hotel, pero al no estar conservado todo estaba deteriorado y no muy limpio, pero era de lo mejorcito y había que adaptarse a la situación
Solo pudimos dormir 3 o 4 h. por que había que madrugar para emprender el viaje a Diabugu Batapa. 

La cabra que hacia de corta césped en los jardines del hotel.
Desayunamos,  y había que contratar otro vehículo mas grande que pudiera dar cabida al equipaje. 
Nos sentamos a esperar, empezamos a entender que todo había que tomarlo con calma...
Llega un pequeño autocar y el momento de negociar el precio, ( En Gambia para todo hay que negociar y regatear ) Tenían que discutir y llegar a enfadarse los negociadores o mostrar poco interés, También gritar mucho para que cedan y al final dejen un precio que se considere razonable.
                                           

                         
Era un minibus bastante viejo y sucio y por supuesto sin aire acondicionado, los asientos se enganchaban, hacia una calor sofocante mas de (40º) yo pensaba y me preguntaba ¿aguantara el coche todo el viaje, o nos dejara en medio del camino?.


Las maletas iban arriba en el techo del vehículo "parecía de película" Te vas dando cuenta, que todo en el país esta casi por hacer.
Las carreteras son muy malas y a veces sin asfaltar , tuvimos que atravesar el rió Gambia que da nombre al país , lo hicimos en un ferry muy viejo lleno de gente. Todo me iba sorprendiendo, parecía que estaba viendo un documental, y en cambio era real,  yo estaba allí. 


El barco iba llenísimo, mezclado todo, coches, autocares, camiones, personas vendiendo comida......... Las mujeres sabiendo llevar como nadie sus trajes africanos llenos de colorido, muchas llevaban los niños colgados en las espaldas, otras con paquetes enormes en la cabeza......... Hacia un calor agobiante , pero todos parecían muy pacientes y tranquilos .

                                                    
La travesía duro unos 45 minutos, todo estaba sucio y muy deteriorado. El rió Gambia es enorme , llegamos a la orilla y cogimos el camino hacia Diabugu que duro mas de lo previsto. 


El ultimo tramo de carretera, unas dos horas antes de llegar al pueblo, estaba sin asfaltar, con unos baches  enormes, yo creía que de un momento a otro volcaríamos. 

La choza de la O. N. G. donde nos alojamos todo el grupo,  los días que estuvimos en Diabugu.
Por fin , casi alas doce de la noche llegamos a Diabugu ( La población es de unos 3000 habitantes ) . 

                                                      
No podía creerlo ,yo esperaba una ciudad destructurada, pero con edificaciones de ladrillo........ pero no era si! nos encontramos que todas las viviendas eran chozas, excepto la Mezquita ,( La población es una gran mayoría Musulmana) . 


Cuando entro el minibus en el poblado, había mucha gente que sabían de nuestra llegada y estaban esperándonos. Todos corrían detrás del coche gritando de alegría " sobre todo los niños" como si de un circo se tratara que llegaba al poblado, o una gran atracción de feria. 

A los niños les encantaban que les hiciéramos fotos.
Cuando bajamos todos querían tocarnos, estábamos emocionados con aquella calurosa bien venida , parecía que habíamos retrocedido en el tiempo, 1000 años. 

Una sastrería
La familia de Segui nos habían hecho la cena en nuestro honor. Como algo especial  habían matado una cabra, también nos ofrecieron arroz y mijo,que es lo que ellos comen mas habitualmente "la carne, es para ocasiones mas especiales" como era en aquel momento! 
Todos estábamos muy cansados, después de haber viajado todo el día y en condiciones muy diferentes, a las que normalmente estamos acostumbrados.


 La choza de la O.N.G. Amigos de Diabugu Batapa, no era muy grande y no había camas para todos ,hacia mucha calor, a si que algunos decidimos dormir afuera en el corral que rodea la choza. Repartimos los colchones y nos acomodamos como pudimos, colgamos nuestras mosquiteras, e intentamos dormir, el cansancio pudo conmigo a pesar de estar en un medio que era nuevo para mi y tan desconocido. 
Pronto me desperté con el ruido de un burro que parecía que lo tenia pegado en mi oreja, se llevo toda la noche rebuznando, a las 5'30h de la mañana, empezaron los altavoces de la mezquita a llamar a la oración, duro una hora,(la llamada a la oración es 5 veces al día)  
Me desperté y comencé a oír unos golpes que eran continuos, no sabia que podía ser, así que pensé me levanto, me aseo y saldré a ver el pueblo. Se me ha olvidado decir que en la choza donde nos alojamos todo el grupo, y en el poblado no hay luz, ni agua corriente y el lavabo, consiste en un agujero en el suelo, la ducha es un barreño y un cazo para echarte el agua por encima y no todos en el poblado tienen ese lujo.

Mercado, (Diabugu).
Después del desayuno, salimos yo y una amiga del grupo a ver lo que encontrábamos, detrás de nuestra choza, descubrimos quien producía los ruidos que oíamos de buena mañana, nos quedamos asombradas, eran unas mujeres moliendo el mijo a base de golpes con un gran palo y un mortero grande a su niño lo llevaba colgado en la espalda mientras hacia su trabajo....... Es impresionante! nos dijimos emocionadas, por muy bien que luego lo expliquemos ,no sera lo mismo que verlo ,como nosotras lo estamos viendo.




Todas las tareas y trabajos se realiza manualmente, no hay maquinarias de ningún tipo, ni coches, solo hay un tractor en todo el pueblo.

Nunca olvidare a esta mama y a su niñita.
Una experiencia y un viaje único. Creo que soy otra persona desde entonces.
                                                          
En un mundo tan avanzado en el que vivimos, con tanta tecnología y maquinarias de todo tipo, y delante nuestro en cambio teníamos a mujeres que cada día tenían que moler el grano con tanto esfuerzo, para preparar la comida del día a día. 
El agua también es otro gran problema, tienen que ir a sacarla de un pozo y no hay muchos, todo era sorprendente!
En otro pueblo cercano que visitamos, aun los problemas del agua son mayores, para unas 2000 personas, solo tienen un pozo y la cadena se rompe periódicamente de tanto usarla. 
Lo peor es que a veces tienen que esperar días, (por la falta de infraestructura) hasta que llega una nueva y eso quiere decir que incluso se producen muertes, por no tener agua para beber. 
Estos hechos hacian que no parara de hacerme yo misma pregunta, sin tener la respuestas ¿Como pueden los gobiernos permitir esto? 
Por que ellos si que son conocedores de estas situaciones y saben que estas personas viven así...........

                                                             
Tengo que decir que la labor que la O.N.G. Esta haciendo en Diabugu es sorprendente, en 10 años, han construido una escuela, que lleva el nombre de Santa Coloma, un Hospital, comedores para los niños de la escuela, casas para los maestros , por que han de venir de fuera, pozos de agua, también apadrinan niños en edad escolar, ( 50 € al año ) y prestan dinero, (microcréditos) 150 € a devolver en un año, para el desarrollo de cualquier iniciativa que lleven acabo y que sea una mejora para ellos mismo. 

Escuela y pozo en el patio, construido por la O.N.G. Amigos de Diabugu
Concretamente las mujeres han creado huertos que ellas mismas trabajan y los frutos que recogen, lo llevan al mercado para vender y financiar así el préstamo, (por que las mujeres en Gambia mayoritariamente, son las que trabajan , cuidan de sus niños y de las tareas domesticas). 

La graja en construcción.
La O.N.G. esta construyendo una granja, por que las gallinas están sueltas por el poblado y no aprovechan los huevos. 
De esta forma se les intenta enseñar como sacarles mas provecho a estos animales.
                                               
El consejo de ancianos
Ellos, parecen que se dan cuenta de esta labor que esta haciendo la O.N.G. y lo hicieron saber el día que nos reunimos con el consejo de Ancianos y el Imán de la Mezquita que son las máximas autoridades del Pueblo. 
Dieron las gracias al Presidente de la O.N.G. Xavi, diciéndole ¡que estaban muy agradecidos!.

                                                      
Esta reunión se hizo en la calle, rodeados de gente del pueblo, todos escuchaban muy atentos, incluso los niños. 
Una cosa que también te sorprende ,es su serenidad y su sonrisa, no los ves llorar, se ven felices a pesar de las dificultades que tienen para vivir, no tienen juguetes, solo algún objeto inservible tirado de una cuerda. 


Fue el único juguete que llegue a ver.
Yo, quería plasmar todo lo que veía con mi cámara fotográfica, para luego poder enseñarlo y que muchas mas personas se conciencien de la situación que hay en esos países tan olvidados, pero tampoco quería ser molesta y pedía permiso para poder realizar las fotos, normalmente se dejaban fotografiar y les hacia mucha gracia cuando se veían reflejados en la cámara.

                                                                 
Por las noches solíamos dar una vuelta, acompañados siempre de nuestras linternas ,todo el pueblo esta a oscura, pero tuvimos la suerte de tener luna llena que nos ayudaba a captar imágenes con nuestros ojos, insólitas para nosotros los europeos. 
Los hombres dormían juntos en la calle en una especie de tarimas en alto, hechas de palos y una alfombra encima, por todo el pueblo había gente durmiendo, las mujeres dormían delante de sus casas con los niños, (allí los hombre tienen barias mujeres).
Siempre sonriendo
Mientras duro nuestra estancia en el pueblo, los niños siempre venían detrás nuestra, solo querían tocar y cogernos nuestras blancas manos (algunos nunca habían visto a una persona blanca) siempre nos pedían las botellas bacías de agua, para ellos eran algo especial. El que conseguía tener una botella, era como tener un estupendo juguete.

Atardecer en Gambia
                                                      
 Los que dormíamos fuera en el corral,  a menudo observamos como algunas cabezas se asomaban con timidez por encima del cañizo para ver como dormíamos, supongo que nuestras mosquiteras les llamaba la atención y la curiosidad de ver nuestro comportamiento tan diferente del suyo. 
Pero ninguno sentíamos  miedo de ver a unas personas extrañas mirándonos como si formáramos parte de un espectáculo que ellos nunca habían visto. "cosa que aquí si que nos hubiera producido temor ese comportamiento" y terminábamos durmiéndonos tranquilamente a un sabiendo que podrían estar observándonos.
                  
                                                       
Tengo que confesar, que me he alegrado mucho de haber hecho este viaje, la experiencia, ha sido positiva y muy enriquecedora como persona!! Vienes con una lección aprendida, que no esta en los libros y es que para vivir no se necesita tanto. 
Hemos estado viviendo mas o menos como se vivía en el poblado, quizás con algunas pequeñas  mejoras y comodidades que ellos no tienen y tedas cuenta que tienen muy poco para vivir, en cambio nosotros lo mucho que necesitamos y así incluso aveces no estamos contentos ni felices.

Imágen tomada desde el Ferry en el Rio Gambia.
Esperando embarcar.
Los 4 jóvenes que venían en el grupo han sido ejemplares!! Se tenia miedo, de que a ellos les costara adaptarse mas que a los mayores, a situaciones tan extremas, de calor (algunos días, casi 50º) comidas muy distintas que nunca habían probado, comodidades mínimas,..... pero demostraron y entendieron, que no todo el mundo tienen los privilegios que tenemos nosotros. Las conversaciones que en un principio entre ellos tenían de móviles y de otras cosas superficiales que la sociedad de consumo nos ha impuesto, cambiaron de seguida........ parecía que ya no les interesaban hablar de esos temas al ver la realidad que estaban viviendo y en ningún momento hubo una queja, al contrario estaban encantados jugando con los niños y colaborando en lo que hubiera que hacer (una de las tareas fue plantar arboles, para que quedara constancia de nuestro paso por allí y al mismo tiempo proporcionaran sombra).

Esto es lo que he visto y vivido en Gambia a lo largo de los muchos kilómetros que he recorrido. Casi todo esta por hacer.

Un contratiempo en el camino,
La piedra que soluciono el problema.
                                                                   
El coche aguanto!! Los dos chóferes siempre fieles a nuestro lado........Solo hubo un problema con el coche y el chófer lo soluciono rápidamente en medio de la carretera, la herramienta para arreglarlo, fue una gran piedra y problema solucionado  sin pasar por ningún taller
Fue otra sorpresa y lección para todos. 


Texto y fotografías, Manoli.




Gambia un mundo diferente!!




Mas de Mi. Aquí Aquí

Si no quieres perder ninguna publicación de mi blog, has te seguidor/a en la ventana de Seguidores, situada en el lateral del blog.

Si te apetece dejar algún comentario, encontraras el enlace ( Comentario ) de bajo de cada entrada del blog.




1 comentario:

  1. Como curten estas experiencias... Algo cambia en nuestro INTERIOR que logra que a la vuelta veamos la BELLEZA en las cosas más simples, y que valoremos todo lo que tenemos multiplicado por mil.
    UNA GRAN LECCIÓN DE VIDA QUERIDA. QUE VALIENTE ERES!!! "-"

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y dejar tu comentario.